Skip to main content

No existe la "edad correcta" para comenzar con el entrenamiento para ir al baño ya que cada niño es diferente.

El entrenamiento para ir al baño es posible solo cuando tu niño pequeño es capaz de controlar los músculos de la parte trasera y la vejiga. Estos músculos maduran entre los 18 y 36 meses, de modo que, por lo general, se recomienda comenzar con el entrenamiento para ir al baño después de cumplidos los dos años de edad.

Elegí el momento correcto

Tener una pelela a la vista y disponible en el baño durante algunos meses antes de comenzar formalmente con el entrenamiento puede darle al niño la posibilidad de acostumbrarse a sentarse en ella e incluso usarla ocasionalmente. Además del desarrollo del control necesario de los músculos, existen otros indicios que pueden indicar que está listo. Estos incluyen:

  • Su capacidad para sentarse en la pelela y pararse fácilmente
  • Su capacidad para decirte cuando tiene ganas de ir al baño

Apurar el entrenamiento para que tu hijo use el baño podría prolongar el proceso. Hay estudios que demuestran que muchos niños que comienzan el entrenamiento para ir al baño antes de los 18 meses no aprenden totalmente a hacerlo hasta después de haber cumplido los cuatro años de edad, mientras que aquellos que comenzaron a los dos años aproximadamente aprendieron antes de cumplir los tres.

Cómo comenzar

Para comenzar con el entrenamiento para ir al baño, elegí una pelela o un asiento para el inodoro. A algunos niños les gusta la idea de tener su propia pelela, mientras que otros prefieren usar el baño "de los adultos" con un asiento.
Cuando pienses que tu hijo está listo, explicale que sin los pañales necesitará usar la pelela. Debido a que muchos pañales desechables están diseñados para evitar cualquier sensación de humedad, puede ayudar elegir unos pañales de entrenamiento con forros especiales que dejan que tu pequeño sienta un poco de humedad.

Pasar de los pañales a la ropa interior

Estos son algunos signos de que tu bebé tal vez esté listo para la ropa interior:

  • Está empezando a sacarse los pantalones y el pañal sin tu ayuda.
  • Siente cuando necesita hacer pis (incluso si está usando pañal) y te avisa.
  • Te vio a vos o a otros familiares usar el inodoro.
  • Se sienta y trata de usar la pelela, por ejemplo, antes de su baño por la noche.

Una vez que hayas visto evidencia de que tu bebé sabe lo que se requerirá de él cuando deje los pañales, podés considerar dar el siguiente paso hacia la ropa interior. Podés hacer de esta una ocasión especial explicándole que ahora va a usar ropa interior para "niños grandes" y dejando que elija algunos pares.

Comenzar una rutina

Necesitás hacerle recordatorios regulares de que tal vez tenga que usar la pelela. No lo sientes en la pelela salvo que diga sí; de lo contrario, no hará la conexión por él mismo. Elogiá sus esfuerzos y éxitos, y si se produce algún accidente, recordale con delicadeza que para eso está la pelela, cambialo y no comentes mucho sobre el accidente. Reaccionar negativamente puede resentirlo y dejarlo menos predispuesto a intentarlo nuevamente.

Entrenamiento para ir al baño durante un viaje

Es todo un desafío el entrenamiento para ir al baño mientras estás de viaje, pero es posible. Pedile a tu bebé que use la pelela antes de salir de casa y asegurate de identificar un baño en cuanto lleguen a donde se dirigen. Tratá de mantener buenos hábitos de higiene incluso mientras viajan., llevando un limpiador suave. Para los viajes muy largos, sin baños a la vista, tal vez podés considerar usar un pañal para evitar accidentes.

Finalmente, vale la pena recordar que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente y que la paciencia es la clave. Si tratás de no apurar esta etapa y te tomás el entrenamiento para ir al baño a su ritmo, vas a terminar enseñándole también que aprender nuevas habilidades es divertido y una oportunidad de crecimiento, y esa es una gran lección de vida.

Como saber si tu bebé está listo. Visitá BabyCenter® para aprender cuales son las señales.

Mamás de todo el mundo confían en JOHNSON'S® para el cuidado seguro de sus bebés

Estamos comprometidos a trabajar con mamás, expertos en el cuidado de la piel del bebé y científicos para garantizar que nuestros productos sigan alcanzando los estándares más altos de seguridad.

Volver arriba