Skip to main content

Con los productos adecuados y un poco de paciencia, el tiempo que pasas cuidando el pelo de tu niño puede significar mucho más. Tus caricias y la fragancia familiar de los productos para cabello JOHNSON’S® contribuyen al desarrollo de tu hijo y fortalecen su vínculo emocional.

En ocasiones, cuidar el cabello de tu bebé puede ser muy desafiante. Pero si no cuidás el pelo de tu hijo, no solo puede despeinarse sino también causar un cuero cabelludo enfermo.

Buscá la manera de entretenerlo

Aunque la mayoría de los niños detesta que les laven el cabello, podés hacer lo que esté a tu alcance para que tu niño pase ese momento de la mejor manera posible. Pueden cantar juntos mientras le lavás el pelo. Decile a tu hijo que vas a darle un masaje en su cuero cabelludo mientras haces espuma con el shampoo para bebé. Dejá que reviente las burbujas durante el baño. La clave está en distraerlo y tu tacto tiene el poder de calmarlo, que también mejora la calidad del sueño, cuando es parte de una rutina para antes de dormir.

Peina el cabello mientras está húmedo

Una vez que hayas terminado de lavar y acondicionar su cabello, peinalo con un peine de dientes anchos para desenredar los pequeños nudos antes de que se hagan más grandes. Nunca peines el pelo mojado con un cepillo.

Elige el corte de pelo adecuado

Con el corte de pelo adecuado, la tarea de cuidar su cabello debería ser relativamente sencilla. Si el pelo de tu hijo es enrulado, lo ideal es que tenga un corte de largo uniforme y sin flequillo. Si tiene pelo ondulado o muy grueso, un corte en capas puede contribuir a que se le enrede menos. Habla con un estilista sobre las diversas opciones.

Protegé los ojos de tu hijo

A todos los niños les molesta sentir algo en los ojos; por eso, te recomendamos que le pongas una visera en la frente o que le enjuagues el pelo cuando tiene la cabeza inclinada hacia atrás, contra tu cuerpo, para evitar que el agua entre en contacto con su cara.

Y los ojos de un recién nacido aún están en desarrollo. En comparación con los adultos, pestañean con menor frecuencia, producen menos lágrimas y el reflejo de pestañear demora en desarrollarse, lo cual facilita la entrada de sustancias indeseadas en el ojo y los casos de irritación.

Para que la hora del baño no tenga preocupaciones, probá el shampoo para bebé JOHNSON'S® baby con nuestra fórmula NO MAS LAGRIMAS®, desarrollada para bebés y niños, la cual es suave para el cuero cabelludo.

Tené cuidado con los nudos

Comparado con el cabellos de los adultos, el cabello del bebé es más fino y más propenso a enredarse y quebrarse. Y en cuanto a los nudos, peinarlo puede causar más problemas. Pero con la ayuda de los productos correctos, el momento de peinar a tu hijo puede convertirse en una oportunidad de conexión entre ambos.

Protegé el cabello largo durante la noche; jamás dejes hebillas ni el pelo atado. Si es lo suficientemente largo, podes trenzarlo antes de dormir.

Usá únicamente productos suaves

Los bebés y los niños tienen un pelo muy diferente al de los adultos, por lo que los productos necesarios para mantenerlo limpio y saludable también son diferentes. Es fundamental que cuides el cabello de tu hijo con productos suaves formulados especialmente para bebés, a base de ingredientes que no sean agresivos. Usá un shampoo enriquecido con acondicionadores aptos para el cabello delicado de tu bebé.

Además, prestá atención a las fragancias. El olfato es el sentido más relacionado con la memoria, y se ha demostrado que las fragancias familiares y agradables, como las de los productos JOHNSON’S® baby, mejoran el humor y el estado de alerta de los bebés.

Para incentivar a tu hijo a que colabore durante la rutina del cuidado del cabello, felicitalo por su apariencia. Con el cuidado apropiado del cabello, podrás eliminar enredos y facilitar el peinado para ambos.

Mamás de todo el mundo confían en JOHNSON'S® para el cuidado seguro de sus bebés

Estamos comprometidos a trabajar con mamás, expertos en el cuidado de la piel del bebé y científicos para garantizar que nuestros productos sigan alcanzando los estándares más altos de seguridad.

Volver arriba